Simplemente, vuelo del alma…

Entradas etiquetadas como “TIEMPO

DÍA DE LA MUJER *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

Día de la Mujer

Es Mujer con mayúscula, dueña de los talentos, sabiduría.
Cuando ella sonríe estalla el universo, y en su tristeza,
enmudecen las estrellas.
Cuando ella mira, ternura pura son sus pupilas, acarician,
ella se refleja en ELLA y la humildad se funde en una sola.
A su paso, esparce aromas de armonía,
y en su siembra germina el amor.
Es mujer, esposa, madre, abuela, es amiga.
Cuando lágrimas asoman, y ruedan por sus mejillas,
Dios las recoge, perlas de agua bendita en manos del Creador.
Y sus manos, sus manos, fuente clara que alimenta el corazón.
No es un día, lo son todos en la vida,
es mi amiga y no es una utopía.
Es mujer, es poesía, cada día es mi luz…

Maricarmen

Anuncios

Cristalina y solitaria *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Cristalina y solitaria

Es solo una lágrima,
pasa desapercibida.
¿A quién le importa una lágrima?
que del cause se desvía aterida,
improvisando alegría.

Solo es un despojo
del manantial de la vida.
Se avergüenza de si misma
por no brotar exultante
de su gris melancolía.

¿A quién le importa una lágrima?
quizá a la lluvia, a la brisa,
que mimetizan desdichas
ofreciendo semejanza
en las perlas que agonizan,
sobre flores perfumadas
en un gesto de armonía.

No soportaría la burla,
y se desliza pequeñita
en medio de una esperanza,
de llegar al amparo de tú orilla,
y tus manos sean su guía…

María del Carmen Menéndez García


SUEÑOS AL ALBA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

SUEÑOS AL ALBA

En una esquina del alma,
una maleta aburrida
espera efímero paso.
En su interior solo lleva
una rosa acicalada,
en cofre muy bien guardada,
más poco saben los vuelos
aquello de no despegar,
de deshacer equipaje
y dejarse ir sin consuelo.
En una esquina del alma
reposan las sinfonías
de pertinaz osadía,
querer abrazar el cielo.
Con solo mirar muy alto,
dejarse ir por las ramas
insistir sin asidero…
se pueden lograr, te quiero
en una esquina del alma
arribando a desconsuelo.
Que poco puede, se dice…
si errante nunca abarca
los destellos de confianza
en sus dulces sentimientos,
y el ancla se mantiene hincada
en blanca playa solitaria.
Por eso, una madrugada
cuando dormiten los sueños,
acabarán los destellos,
y entornando sus pupilas
partirá a su destino,
y en lágrima atesorada,
callada en su melancolía
una maleta tardía
abrazará una esperanza.
Y ha de quedar vacía
aquella esquina…del alma.

María del Carmen Menéndez García


TE QUIEROS *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

TE QUIEROSTE QUIEROS

 No se ya el paradero

de todos mis te quiero.

Si los ha llevado el viento

al desperezar tu sueño…

si el tiempo, incomprensivo,

al ver tal insistencia

en madrigales sin sustento,

desperdigo palabras

en partículas, de amores tiernos.

Colocaré pancartas

allí en firme cielo,

y algunas olvidadas

aquí, a ras del suelo,

dirán en su misiva:

-es qué no ves las sílabas

del alma, surcando los silencios,

-es que no levantas tu mirada,

y ves las filigranas

en nubes que empecinan

dibujarte, mis te quiero,

o es que es tanta mi dulzura

que empalaga, y no la siento,

o es una humorada

que causa desconcierto;

colocarle alas a níveo sentimiento.

Si alguien los divisa…

Por Dios, hoy te lo ruego,

dime tú su paradero…

 Maricarmen

 26.09.09

 

 


VISIÓN BLANCA***LEJANÍAS SIN DISTANCIA***

VISIÓN BLANCAA EMMA

    VISIÓN BLANCA
    A mi amiga Emma

    Por azul hendija
    de una nube mansa,
    desde mi distancia,
    visión incorpórea
    he visto tú alma,
    muy alba, muy pura,
    es caricia sabia
    de luz y de magia.
    Y el viento raudo,
    o muy quieto…
    según la hondonada
    de efímero tiempo
    que calla y abraza
    con tiernos matices
    de notas aladas
    qué dicen un todo
    rapsoda soñada,
    armonías santas,
    he visto tú alma.
    Y luego estrellas
    que ofrecen su calma
    en un cielo perplejo
    de ver en la tierra,
    a un ángel con alas
    dueña de la gracia,
    talento, esperanza.
    En una blanca rosa
    por siempre cuidada…
    he visto…tú alma…

    Maricarmen

    05/08/2009 17:44

    Y Dios creo a la poesía…
    pensando en crearte a ti, POETA.

    Gracias…


LA VILLA BLANCA EN LA COSTA VERDE *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

luarca-de-noche 

LA VILLA BLANCA, DE LA COSTA VERDE

(LUARCA)  ASTURIAS

 

Mi pueblo es una tacita de plata.

Es blanca la Villa,

en sus verdes,

los prados florecen,

el azul en su mar

que se mece,

es azul en su cielo,

y se puede tocar ese azul

elevando los brazos

en un breve intento.

Es encanto, recuerdos,

hasta es llanto

ceñido a anhelos,

es subir una cuesta

y en plegaria

emprender el regreso.

Es coqueto y culto

en su esencia.

Mi pueblo es niñez,

es ocaso soñando el ayer,

es eterna nostalgia,

que se abre

a caminos nuevos…

es raíz que se afinca a lo lejos,

y es por eso,

que si un día voy llegando,

sin equipaje…

bordeando el sendero,

te ruego, tacita de plata,

no me hagas sentir forastera.

Has sido por siempre,

añorado ensueño

clavado en el alma,

lejanía y silencio.

Pues en silencios te llevo.

 Luarca

Maricarmen

 

 

 


NO DUDES***LEJANÍAS SIN DISTANCIA

NO DUDES

 

 

 

NO DUDES

 

Si me amas,

no dudes en decirlo,

será tierno dulzor oírlo,

y si me amas,

abrázame muy fuerte,

hasta ahogar mi llanto,

peregrina lágrima,

que asoma en la nada

casi por encanto,

y si no me amas, no dudes…

calla, que sea el silencio

generosa respuesta,

cerraré el alma,

quedaré muy quieta,

vana nostalgia,

sin una queja,

tomaré tu mano,

y rozaré mi frente,

me sabrá a caricia,

en gesto forzado,

y así retenerte.

Ya poco hace falta,

es un solo un detalle,

saber si me amas…

y el sol del invierno,

entibiará mi miedo,

y tú…amor… sin saberlo…

 

 

Maricarmen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


NO ME PREGUNTES… *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 

NO ME PREGUNTES…

 

El hombre que amé tenía, manos que acariciaban,

sus pupilas de ternura se vestían de improviso

y la dicha percibía habitando mis ensueños.

No me preguntes… si aún te amo…

Su voz, cálida música que cada rincón poblaba,

era presencia soñada en certera realidad,

y transformó la alegría en silencios de rutina.

No me preguntes… si aún te amo…

Hoy mi respuesta sería, que el hombre que amé,

desdibujó los te quiero, fue dejando sentimientos

en un candente pasado, retazos, hoy son sus manos,

su mirada se ha perdido, en algún rincón añorado..

Y, si me preguntas podría decirte…

¡qué sí, qué te amo!, y tú no lo notarías…

que mí corazón responde…, al hombre qué amé… un día…

 

Mari Carmen

 


AMOR… *** LEJANÍAS SIN DISTANCIAS

2079502555_fe4dae7a6c-solo-ante-ti.jpg 

Había una vez una isla donde habitaban todas las emociones y todos los sentimientos humanos que existían. Convivían por supuesto el temor, el odio, la sabiduría, el amor, la angustía, todos estaban ahí.

Un día, el Conocimiento reunió a los habitantes de la isla y les dijo:

-Tengo una mala noticia para darles: la isla se hunde.

Todas las emociones que vivían en la isla dijeron:

-¡No, cómo puede ser! ¡Si nosotrso vivimos aquí desde siempre!

El Conocimiento repitió:

-La isla se hunde.

-¡Pero no puede ser! ¡Quizás estás equivocado!

-Yo nunca me equivoco – aclaró el Conocimiento-, Si les digo que se hunde se hunde.

-¡Pero que vamos a hacer ahora? – preguntaron los demás.

Entonces el Conocimiento contestó:

-Bueno, hagan lo que quieran pero yo les suguiero que busquen la manera de dejar la isla… hagan un barco, un bote, una balsa o algo para irse porque el que permanezca en la isla desaparecerá con ella.

-¿No podrías ayudarnos? -preguntaron todos, porque confiaban en su capacidad.

-No – dijo el Conocimiento-. La Previsión y yo hemos construido un avión y en cuanto termine de decirles esto volaremos hasta la isla más cercana.

Las emociones dijeron:

-¡No! ¡Pero no! ¿y nosotros?

Dicho esto, el Conocimiento se subió al avión con su socia y llevando como polizón al Miedo, que como no es zonzo ya se había escondido en el avión dejaron la isla.

Todas las emociones se dedicaron a construir un bote, un barco, un velero… todos salvo el Amor.

Porque el Amor estaba tan relacionado con toda la isla que dijo:

-Dejar esta isla… después de todo lo que viví aquí… cómo podría yo dejar este arbolito, por ejemplo…? ahhh… compartimos tantas cosas.

Y mientras cada uno se dedicaba a constuir una manera de irse, el Amor se subió a cada árbol, olió cada rosa, se fue hasta la playa y se revolcó en la arena como solía hacerlo en otros tiempos, tocó cada piedra… y quiso pensar con esa ingenuidad que tiene el Amor: “Quizás se hunda un ratito y después…”

Pero la isla se hundía cada vez más.

Sin embargo el Amor no podía pensar en construir,  porque estaba tan dolorido que solo podía llorar y gemir por lo que perdería.

Y otra vez tocó las piedritas, y otra vez se arrastró en la arena y otra vez se mojó los piecitos.

-Después de tantas cosas que pasamos juntos…-le dijo a la isla.

Y la isla se hundió un poco más…

Hasta que, finalmente, de ella sólo quedó un pedacito. El resto había sido tapado por el agua. 

Recién en ese momento el Amor se dio cuenta de que la isla se estaba hundiendo de verdad y comprendió que si no conseguía irse el Amor desaparecería para siempre de la faz de la Tierra. Así que entre charcos se dirigió a la bahía, que era la parte más alta de la isla, Fue con la esperanza de ver desde allí a alguno de sus compañeros y pedirles que lo llevaran.

Buscando en el mar vio venir el barco de la Riqueza y le hizo señas y la Riqueza se acercó un poquito a la bahía.

-Riqueza, vos que tenés un barco tan grande, ¿no me llevarías hasta la isla vecina?

Y la Riqueza le contestó:

-Estoy tan cargada de dinero, de joyas y de piedras preciosas que no tengo lugar para vos. Lo siento- y siguió su camino sin mirar atrás.

El Amor se quedó mirando, y vio venir a la Vanidad en un barco hermoso, lleno de adornos, caireles, mármoles y florcitas de todos los colores que llamaba muchísimo la atención. El Amor se estiró un poco y gritó:

-Vanidad…Vanidad llevame con vos.

La Vanidad miró al Amor y le dijo:

-Me encantaría llevarte pero… tenés un aspecto…¡estás tan desagradable, sucio y dasaliñado… perdón, afearías mi barco! – y se fue.

Y cuando pensó que ya nadie más pasaría vio acercarse un barco muy pequeño, el último, el de la Trsteza.

-Tristeza, hermana- le dijo-, vos que me conoces tanto, vos si me vas a llevar ¿verdad?

Y la Tristeza le contestó:

-Yo te llevaría, pero estoy tan triste que prefiero seguir sola- y sin decir más se alejo.

Y el Amor, pobrecito, se dio cuenta de que por haberse quedado ligado a estas cosas que tanto amaba iba a hundirse en el mar hasta desaparecer.

Y el Amor se sentó en el último pedacito que quedaba de su isla a esperar el final… Cuando de pronto, escuchó que alguien lo chistaba:

-Chist…chist…chist…

Era un viejito que le hacía señales desde un bote de remos.

Y el Amor dijo:

-¿A mí?

-Si, si- dijo el viejito- a vos. Vení conmigo, yo te salvo.

El Amor lo miró y dijo:

-Mirá, lo que pasó fue que yo me quedé…

-Yo entiendo- dijo el viejito sin dejarlo terminar-, subite, yo te voy a salvar.

El Amor subió al bote y empezaron a remar para alejarse de la isla, que en efecto terminó de hundirse unos minutos después y desapareció para siempre.

Cuando llegaron a la isla, el Amor comprendió que seguía vivo, que iba a seguir existiendo gracias a ese viejito, que sin decir una palabra se había ido tan misteriosamente como había aparecido.

Entonces, el Amor se cruzó con la Sabiduría y le dijo:

-Yo no lo conozco y él me salvó, ¿cómo puede ser? Todos los demás no comprendían que me quedara, él me ayudó y yo ni siquiera sé quién es…

La Sabiduría lo miró a los ojos y dijo;

-Él es el Tiempo. Y el Tiempo, Amor, es el único que puede ayudarte cuando el dolor de una pérdida te hace creer que ya no podés seguir.

( NO RECUERDO AL AUTOR)

*****************************************************

El  AMOR, Él es el AMOR, y dispone de los Tiempos para mitigar el dolor… bajo su amparo, todo es posible…

María del Carmen