Simplemente, vuelo del alma…

Entradas etiquetadas como “GENERAL – FE – SUEÑOS

ESCRIBIENDO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

ESCRIBIENDO

Se mira al espejo, cansada,

un rostro con huellas del alma

no puede esquivar la tristeza

y da vuelta la cara, imprecisa,

baja la vista, un lápiz azul,

una blanca hoja la invita

y deja sus cuitas tendidas.

 

Pretende disfrazar el grotesco

palabras, se dice, palabras,

pretende salir de su encierro

se ahoga, se muere por dentro,

mas debe seguir las pamplinas

ganar la batalla al hartazgo,

aguardar el final de las horas,

ideando, creando en el llano.

 

La noche juiciosa la aguarda

se sabe su fiel compañera,

en tiempo de lunas y estrella

desvelando sílabas sin métrica.

El alba la encuentra despierta,

una tierna imagen ya duerme por ella,

bosquejos internos escribe, escribiendo…

María del Carmen Menéndez García

 

 

 

 

Anuncios

Cristalina y solitaria *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Cristalina y solitaria

Es solo una lágrima,
pasa desapercibida.
¿A quién le importa una lágrima?
que del cause se desvía aterida,
improvisando alegría.

Solo es un despojo
del manantial de la vida.
Se avergüenza de si misma
por no brotar exultante
de su gris melancolía.

¿A quién le importa una lágrima?
quizá a la lluvia, a la brisa,
que mimetizan desdichas
ofreciendo semejanza
en las perlas que agonizan,
sobre flores perfumadas
en un gesto de armonía.

No soportaría la burla,
y se desliza pequeñita
en medio de una esperanza,
de llegar al amparo de tú orilla,
y tus manos sean su guía…

María del Carmen Menéndez García


rocío de la fuente del te quiero ***LEJANÍAS SIN DISTANCIA***

rocío de la fuente del te quiero
Dejas ensueños en mi ventana,
ventana abierta, a veces desierta…
Dejas una caricia en vana desidia,
me aferro a ella, y suave melodía
acercan las notas de férreo encanto.
Y si te hablo de mi tristeza
no es tal cosa, son esas perlas
con que el destino nos marca el llanto.
Más nunca olvides, que existen penas
de regocijo al ver que alejan de su morada,
dejando huellas desconsoladas
con plena magia de haber sentido,
de haber crecido, con su presencia.
Luego, tu sabes, todo es preclaro,
existe un rumbo maravillado,
y soy tan humana, y tan imperfecta,
que nunca logro entender la ciencia
que implica el método de la coherencia.
Y mi ventana esa al te quiero,
iluminada en alboradas
te deja cifras indescifrables,
palabras sueltas, ruedan a su aire
lo dicen todo, no dicen nada,
sólo se dejan… como tú dejas
rocío al alma por las hendijas
de mi nostalgia.

María del Carmen Menéndez García


GOTAS DE TIEMPO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

GOTAS DE TIEMPO

 

Se pregunta al ver la lluvia

que cae embriaga de lunas,

despojo de lágrimas

en gotas inertes y claras,

¿ si dañan a la rosa cuidada?

que aguarda anhelante

la luz del mañana.

Si marchitará la rosa

pregunta en silencio

en la tenue ventana,

y ruedan las brisas

en traslucida espera,

inpregnan los pétalos

en la luz de afuera,

y quizá la rosa

se sienta olvidada.

Se pregunta…, ya nada,

no tiene caso,

ya florece el alba,

y sobre espinas cansadas,

descansa una rosa

y una lluvia calma

le acaricia el alma.

María del Carmen Menéndez García

 

 

 


SENSIBLEMENTE *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

SENSIBLEMENTE

Tiene un corazón un tanto loco.
Abraza a los vientos sin medida,
saltarín de los sueños
que nunca emprende la partida.
Se acurruca temeroso,
sabe que sus impulsos
derriban toda coherencia,
sentimental es su esencia,
pero calla,
temeroso no le entiendan.
Es un manojo con bríos,
y quieren curarle sus males,
le recetan: no ansiedades…
no observar la realidad…
no pensar en necedades…
más reposo…menos vuelos…
no involucrarse en bondad…
Tiene un corazón…diría ingenuo,
y como no abunda su especie,
ahora le tildan de insano…
ignorando que el soñar
y la locura,
van tomados de la mano.
Más no acata indicaciones,
es genuino, es tan humano,
empecinado en quitarle
las espinas al destino.
Tengo un corazón…, un tanto loco…

María del Carmen Menéndez García


A UN SOÑADOR *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

A UN SOÑADOR

A UN SOÑADOR

 

No importa, tu gesto maduro,

tus sienes que muestran

pinceles de tiempo,

no importan, tus dudas,

tus miedos y tenaces anhelos,

el futuro siempre es incierto.

No importa, ya eres un hombre,

y un niño por dentro.

Un hombre que lucha,

atleta de sentimientos,

y te miran sus ojos

te rodean sus brazos

te acuna su cielo,

no importa, si tienes tú Sol,

poco importa el resto.

Conserva tu encanto,

conserva ese duende

que anida en tu pecho.

Si importa, que vivas los días

como un milagro nuevo,

en su abrazo tierno,

tu hija, cascabel eterno.

Si importa, hijo mío,

tú sonrisa franca,

tú corazón bueno,

ya verás, amor,

qué es Dios,

quién ampara tus sueños.

 

Maricarmen

 

 

 

 

 

 


¿A QUIÉN SE LE OCURRE? *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

¿A QUIÉN SE LE OCURRE?

 

¿A QUIÉN SE LE OCURRE?

 

Su corazón de gaviota

elevándose de la tierra,

y sus quimeras eternas

de llegar a las estrellas.

Nadie le ha dicho, nada,

qué eran vuelos de poeta

qué incierta era la magia,

y sufría a su manera,

queriendo habitar en ellas.

Despertaba con el alba,

es la hora en que despereza

quién ha pasado la noche

desperdigando poemas.

Su corazón es ternura,

y no quiere, ya no acepta

que le dibujen un cielo,

sin armonías y  ausencias,

opacado firmamento

que da espalda a sus penas.

Su corazón de gaviota

herida, por inclemencias,

no comprende, cielo mío,

los dictados de la tierra.

Pues ¿a quién se le ocurre?

tener alma de poeta.

 

 Maricarmen


ME DECÍAS…*** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 flora1920_xthumb

¡QUÉ TE AMO!

 

¡Qué te amo! me decías

bajo la luna encantada

y pueril me convencías.

Y caí bajo tu hechizo,

y te sentiste mi dueño,

así me amaste a tu antojo,

y hoy, puedo volverte loco;

tu qué recio te creías,

¿te amo?, pues no lo sé,

sólo una vez amé,

y tú sólo lo fingías.

Y se revierte la historia,

de tanto poco quererme,

hoy eres mi monigote,

un títere, triste quijote,

perdedor en agonía.

¡Qué te amo!, me decías,

y la luna no entendía

tu descaro, cruel amor.

No, no me pidas perdón,

es que la pena no vale,

solo siento compasión,

Y si tú corazón es llama,

el mío es frío deshielo,

sigue tu derrotero,

incansable estafador.

 

Mari Carmen

 

 

 TE AMO, DECÍAS

 

 

 

 

 

 


ALUCINACIÓN *** LEJANÍA SIN DISTANCIA

TE VEO EN EL TIEMPO

ALUCINACIÓN

 

Te veo, entorno mis ojos cansados y te veo,

y puedo imaginarte y es tal el anhelo

que mi mente vuela en mis sueños,

sueños errantes sin asidero, eternos.

Ansiedad de tiempos, soledad de encuentro,

lugares insólitos, jardines, otoños

veranos, inviernos, en ocres y grises te veo.

Verte en una rosa, perfume de pétalos,

en una primavera que abre a los cielos,

y te veo y, pienso que sólo es mí mente

hurgado en mi pecho abrazos desiertos.

Sublime alucinación, que en una estrella veo.

No, no quiero despertar, pues es remanso

tu rostro bueno, tu sonrisa blanca,

y tus pupilas…¡ay!, tus pupilas, voraz sortilegio.

 

Mari Carmen

 


RECUERDOS **** LEJANÍAS SIN DISTANCIAS

momentos

Recuerdos…

sin más, reaparecen

en el arca del tiempo,

hoy me acerca

uno muy hondo

y muy tierno

es una simiente

qué marcada a fuego

daba un bello fruto,

aprendizaje pleno,

eso de ser madre…

incomparable, eterno.

Y crecimos juntos,

tú dando, yo recibiendo,

me has dado en la vida

los más puros momentos

vibrantes, intensos,

y crecí contigo

en gozo y anhelos

pinté un arco iris,

en tú corazón,

evité los grises

y ya ves amor,

tiene sus matices.

La vida es milagro,

y saber comprenderlo

es tener a Dios

en nuestro sendero…

Bendito recuerdo…

Mirada profunda…

chispitas de luz

tenían tus ojos,

pequeño travieso,

pródigo en ternuras

caricias y besos…

y crecimos juntos…

tú, ya eres un hombre…

yo, un tiempo…

 deshojando recuerdos…

Mari Carmen

 

 

 

adios


PREMURA – LEJANÍAS SIN DISTANCIA –

870139_82b04f940a_m.jpg 

La primavera me tiñe un arco iris primoroso.

Así me dejo llevar de la mano de un pintor,

me adorna de color, para que no extrañe al amor

que se alejó sin rubor en invierno doloroso.

La brisa cómplice es, acaricia mis sentidos,

pinceledas de carmín y de azules venturosos

y se alejan mis enojos con el cambio de estación…

y se nublan mis ojos…toma candor la emoción.

Primavera engañadora, dura poco tu estadía,

con las flores exultantes adornarme los sentidos

de las aves cantarinas impregnarme en sus sonidos

en la luz de un nuevo día…gozar soles de armonía.

 

Quedan pocas primaveras en mi tímido almanaque.

Visteme con tu ropaje…

Que el ensueño me despierte el alma…

Dando giros de embeleso…

En silencioso rezo…

Hallo paz y ansiada calma…

 

 

María del Carmen Menéndez García