Simplemente, vuelo del alma…

Archivo para enero, 2012

Melodía de un recuerdo *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

melodía de un recuerdo

Las hojas entonan su melodía.

Se filtra de sus ramas

por la ventana del silencio,

las escolta el viento,

y abrasa el calor entre sus manos,

manos de un viento agobiado

de cruzar océanos

en un laberinto sin puerto.

Dicen que estás lejos,

junto al chasquido de las olas

al galopar los recuerdos,

dicen que no eres tu

quién se acopla a su vértice

y, te conviertes en apacible

amanecer entre mis sueños.

Hasta dicen, que es locura

oírte en la voz del tiempo,

cuando susurra en el alma

sus horas de dulce ensueño.

Que no habla el tiempo,

dicen, es que no ven sus huellas,

o, es que no quieren verlo

en manantial de palabras

que se escurre entre los dedos.

El viento extiende sus brazos

que me envuelven desde lejos

entrelazando suspiros,

acortando minuteros.

Las hojas siguen danzando

y, un amor se mece por dentro.

© María del Carmen Menéndez García

Anuncios

intitulo *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

intitulo

Cuando se avecine

el viaje impuesto,

uno de estos días,

llevaré lo puesto

en mi vestidura

y, en el alma todo…

cargará un tesoro

amado y eterno.

Iré hacia el jardín

un tanto distraída

recogiendo aromas

en rosas florecidas,

y de una blanca,

muy blanca, muy pura,

quitaré sus pétalos

así me acompañen

en la travesía.

Llegaré a destino,

uno de estos días,

cumplido el camino

llevando el amor,

ya que amor, es vida,

y la dicha, el encanto,

hasta el tierno llanto

que por amar vibro

y, ese dolor

que causo una herida.

Y seguramente

Dios, de su mano

guiará los pasos

que lentos me acerquen

hasta el hospedaje

de su cielo azul.

Dicen, los que saben,

que luego una estrella

llevará mi nombre,

y será quien ilumine

tus sueños de luz

en incesante…, ternura;

si algo no cambia

es esa esencia,

allí, en las alturas.

Será…, cuando se avecine

uno de estos días…

© María del Carmen Menéndez García


ver sin ver *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

ver sin ver

Uno de estos días
sin que tu lo notes,
voy a naufragar
en tu mirada,
y sé, voy a hundirme
en locos braceos
a azules confines.

Uno de estos días,
surcaran mis manos
el contorno exacto
de tu corazón,
y un suave latido
será tu respuesta
a mi necio dolor.

Uno de estos días,
voy a ser tu sombra,
y seré quien te nombre
entre los silencios,
y quite los espinos
cuando tu camines
a orillas de la desazón.

Uno de estos días,
cuando tu, lo notes,
voy a ser pasado,
un nunca, sin después,
y serás tú, en tu vida,
una dulce herida
fruto del amor…,
que no has sabido ver

©María del Carmen Menéndez García