Simplemente, vuelo del alma…

Archivo para julio, 2010

SUEÑOS AL ALBA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

SUEÑOS AL ALBA

En una esquina del alma,
una maleta aburrida
espera efímero paso.
En su interior solo lleva
una rosa acicalada,
en cofre muy bien guardada,
más poco saben los vuelos
aquello de no despegar,
de deshacer equipaje
y dejarse ir sin consuelo.
En una esquina del alma
reposan las sinfonías
de pertinaz osadía,
querer abrazar el cielo.
Con solo mirar muy alto,
dejarse ir por las ramas
insistir sin asidero…
se pueden lograr, te quiero
en una esquina del alma
arribando a desconsuelo.
Que poco puede, se dice…
si errante nunca abarca
los destellos de confianza
en sus dulces sentimientos,
y el ancla se mantiene hincada
en blanca playa solitaria.
Por eso, una madrugada
cuando dormiten los sueños,
acabarán los destellos,
y entornando sus pupilas
partirá a su destino,
y en lágrima atesorada,
callada en su melancolía
una maleta tardía
abrazará una esperanza.
Y ha de quedar vacía
aquella esquina…del alma.

María del Carmen Menéndez García

Anuncios

GOTAS DE TIEMPO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

GOTAS DE TIEMPO

 

Se pregunta al ver la lluvia

que cae embriaga de lunas,

despojo de lágrimas

en gotas inertes y claras,

¿ si dañan a la rosa cuidada?

que aguarda anhelante

la luz del mañana.

Si marchitará la rosa

pregunta en silencio

en la tenue ventana,

y ruedan las brisas

en traslucida espera,

inpregnan los pétalos

en la luz de afuera,

y quizá la rosa

se sienta olvidada.

Se pregunta…, ya nada,

no tiene caso,

ya florece el alba,

y sobre espinas cansadas,

descansa una rosa

y una lluvia calma

le acaricia el alma.

María del Carmen Menéndez García

 

 

 


CUATRO LETRAS… *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Cuatro letras

Dime si le ves pasar…
es un manojo de brillos
acaparado por siempre,
más suele irreverente
salir del cofre, asustado
que se le acaban los tiempos
repite sin mucho tino,
y avanza por el destino.
Dime si le ves,
y si va desorientado
ofrécele buen reparo,
es casi un niño asustado
que quiere asirse a tú mano.
Suelen verle pensativo
quizá no queriendo
un día…ser sólo tímido olvido.
Su nombre abarca infinito,
es célula en derrotero
es el amo de mis gozos
es quién surca mis pupilas
y en lágrimas se muestra
sin ocultar su pesar,
pues de todas sus variantes
está compuesta la vida,
y es diminuto su nombre
y se convierte en gigante.
Es Amor, dime si le ves…
rebosa en vital esencia,
y dile, será mi mayor legado…
cuando deba solo quedar…
renacerá titilando estrellas
en las huellas que he dejado.

María del Carmen Menéndez García