Simplemente, vuelo del alma…

BALANCE *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

BALANCE

    BALANCE

Tengo mas de cuanto puedo.
Llenos están los espacios,
acariciados por sueños,
tengo cada poro de mi piel
cubierto por destellos de tu luz,
un corazón convertido en cofre,
acaparando, en sutil avaricia
cada detalle que llegue hasta el.
Tengo mis manos en forma de cuenco,
y desde allí ofrezco el néctar de sol,
tengo cobijo en noches en blanco
es un cielo manso, apacible y azul,
estrellas, por mil, un cosmos perfecto,
y tengo tristezas vestidas de gris
y tanta alegría que me habla de ti.
Tengo pupilas con luces de asombro
en este sendero que llega a su fin.
Pequeño balance, en mi anochecer,
más tengo, un remanso…
dónde tú estés, que puebla mi ser…
Ya ves, tengo mas de cuanto puedo…

Maricarmen

julio de 2009

Anuncios

6 comentarios

  1. me encanta la manera como escribes… una agradable ligereza y una ternura que abraza. Muy muy bien, me alegro haberte encontrado.

    20 agosto 2009 en 10:30 p08

  2. Norma, gracias por recordar, en realidad fué en el 2008, PÉTALOS DE SEDA, así se titula, y nuevamente gracias por ser asidua visitante de éste modesto espacio.

    Cariños, Maricarmen

    18 julio 2009 en 10:30 p07

  3. Norma

    Hola, un placer como siempre, esta belleza “EN LAS HORAS MANSAS EN LAS HORAS QUIETAS” ¿ Me dices por favor como se titula?. Lo recuerdo, de tus trabajos allí por el 2006 ó 2007.Cariños. normadidi@hotmail.com

    18 julio 2009 en 10:30 p07

  4. Agradezco a todos quienes se han detenido a dejar su parecer.
    Estimula a continuar. Cariños, Maricarmen

    17 julio 2009 en 10:30 p07

  5. Si Horacio, es mío. No es de lo mejor, pero es mío.
    María del Carmen

    17 julio 2009 en 10:30 p07

  6. Hola Poeta, te hago una pregunta: este texto que copio y pego a continuacion es tuyo? de ser asi por favor dirigete e este correo: acheaefe@yahoo.com.ar en nombre de la defensa al plagio gracias
    Horacio
    En las horas mansas…
    en las horas quietas…
    cuando el pensamiento
    se embebe de esencia,
    y eleva reclamos
    sin meta, ni huella,
    sublime el ensueño
    en claridad de estrellas,
    y en el pecho gime
    una arista nueva,
    y el ver que la rosa
    esa rosa nuestra,
    pétalos de seda…
    hoy tiene una espina
    qué lástima y mella…
    y son horas mansas
    de nostalgia eterna,
    cuando el sentimiento
    se hace carne… y pena.
    Y la sangre es grito
    que a tu orilla llega,
    ahogado silencio
    de las horas quietas.
    Y no es tormento…
    y no es tibieza…
    es un devaneo…
    en mí alma ciega.

    16 julio 2009 en 10:30 p07

Agradezco tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s