Simplemente, vuelo del alma…

Archivo para septiembre, 2008

SOÑARTE *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

SOÑARTE

 

En papel en blanco…

o sobre un gris teclado…

dejas pensamientos,

sentimientos a la luz

y te sueñas poeta,

con todo cuanto encierra.

Poeta, es aquél mágico…

alado ser, de las palabras,

le endulza melodías

desde su alma,

le agrega esa cuota

de misterio,

con rimas que concuerden

con sus versos,

es toda una técnica de ensueño.

Y luego, que completa el bosquejo,

le deja reposar…

a breve encuentro.

Y allí, cual pintor, ante su obra

le cambia los colores

un tinte de azul, granates y marfil…

Acentos, puntuación

métrica, sabiduría…

y acariciar la emoción…

es el eslabón primario,

dando un toque final

al sentimiento logrado.

Y así, con la muestra

a flor de piel

de la auténtica poesía…

va cobrando hidalguía

el nombrarte.

Eres llama siempre viva…

Lo demás… son intentos

desde el alma que se expresa,

versículos que traen calma

a mi esencia de rapsoda,

y quimeras… aún… despierta.

 

Mari Carmen

 

 

Anuncios

CÁNTARO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 

CÁNTARO

No mido el minutero de los días.

Son hojas que giran por doquier

manchadas por palabras

y por lágrimas borradas,

en éste eterno carrusel.

Prefiero desandar el horizonte

en busca de aquel tierno timonel…

que llenó mi alma de ilusiones

mintiéndome, tal vez…

sabiendo de antemano

que las flores que adornaban

mi niñez, ya marchitas

al paso de las horas

serían sólo amores

refugios del ayer.

El hoy es otra historia…

con vaivenes…

perfumes que deleitan con placer,

son rosas cultivadas, sin espinas…

no adornan mis cabellos…

habitan en mí alma,

qué importa el tiempo…

y el después.

Bien sé, que en un sitio definido,

me aguarda el abrigo

en  pétalos… de fe.                                              

Es sólo un mágico retrato…

 

 

 

Mari Carmen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


CASI NADA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 

CASI NADA

Cuando me veo en tus ojos

y sin decir casi nada

dices todo en tu mirada.

Y se de tu sufrimiento

en tu sonrisa gastada,

y se de ese grito ahogado

que lastima tu garganta,

pues ya todo me lo dices…

cuando callas…

Y me pierdo sin lamento,

sólo navega mi alma

entre tus mares de ensueño

y me acerco hasta tu playa,

y, me tiendo en tu silencio

y me muero de nostalgia;

porque no tengo la fuerza

de derribar mil murallas

y lograr, en logro vano…

que al mirarme en tus ojos

vea a mi alma reflejada,

y me digas que me amas

en silencio… cuando callas…

 

Mari Carmen

 

04/05/2008

 

 


EN ALAS DEL AMOR *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 

EN ALAS DEL AMOR

 

No importa amor, no importa.

Si tus sueños se diluyen,

si tus manos ya no mecen,

si tus pupilas grises

se tornan  tristes y breves.

No importa amor, no importa.

Es que la vida lo quiere,

quiere ser un comienzo

y pretende ser lamento

cuando todo se desvanece.

Más no sucumbe éste amor.

Aún palpita en mis sienes,

en mi sangre cuál torrente

de aguas con sus vaivenes.

Un cálido manto blanco

nos abriga en vivencias,

es  la fuente de éste amor

que aún su esencia mantiene.

Y te diga sin dolor…

no importa, no importa amor…

 

Mari Carmen

  

 

 


OLVÍDAME AMOR *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

OLVÍDAME AMOR

 

 

Cuando no te veo, cuando no me llamas,

el silencio duele,  ausencia del alma.

Me siento perdida, me siento olvidada,

recuérdame amor, en esta alborada.

Y veré entre sueños, en una noche clara

asido a una estrella, al lucero del alba.

Aquí yo te aguardo entre rosas blancas,

formando diademas con perlas rosadas

seremos un uno, unidas las almas…

No ocultes tu pena, yo se que te embarga,

sublime es la ausencia, que es candente flama.

Anímate amor, di que me recuerdas…

y si no me llamas, es que no quisieras

decir con dureza, que ya… no me amas.

¡Olvídame   amor!…, pues seré plegaria…

por rosas marchitas  en espera vana.

 

Mari Carmen

 

 

 


PALPITACIONES *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

PALPITACIONES

 

Mi corazón sin aviso,

quiso partir de mi abrigo,

quiso llegar a ti…

rondar por las estrellas

volar sobre un monte florido

hasta pretende, cambiar de nido.

Le he visto con el alba

muy ansioso y distraído,

prepararse para un vuelo

vestido de ilusiones.

Colocó alas muy blancas

al compás de sus latidos,

traslúcidas de pureza

y sin más, partió, corazón mío.

Y confortada me siento

al saber que en aquel sitio

dónde todo es milagro…

es tan cercano y querido…

y el rebose de alegría,

con su sueño ya cumplido.

Puede, que ufano regrese,

sin importarle el destino,

puede, que busque mi amparo

pues sin él… soy  cuenco vacío.

Mi corazón tiene alas…

de añorado regocijo.

Mari Carmen

10 sep. 08

 

 

 

 

 

 


¿CÓMO DECIRTE?…QUÉ… *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

¿CÓMO DECIRTE?, QUÉ…

 

Te dejo unos escritos carentes de saber.

El frío de la tarde, es manso impulso.

Te dejo sentimientos obsoletos,

marchitos en su empeño

en dejadez de ensueños,

no tienen asidero en este mundo,

tienen alas trasparentes,

tenue vuelo…

son placidos…

a veces incoherentes,

tienen alma…

y, qué poco atañe ese detalle,

por eso, te los dejo al descuido,

si tienes un momento

té invito, me acompañes

en ésta insensatez.

Te dejo, mi corazón errante,

abrígalo, te pido,

pues te dejo, mi vida… a cada instante.

 

Mari Carmen

 

22/08/2008 13:09:49

 

 

 


LOS DOS CAZADORES *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

Un día de Mayo, la Alegría y la Tristeza se encontraron

junto a un lago. Se saludaron y se sentaron a conversar

ante las aguas calmas.

La Alegría habló de la belleza que hay sobre la tierra, de

la cotidiana maravilla de vida en el bosque y entre las

colinas, y también de las canciones que se oyen al

amanecer y en el crepúsculo.

Y la Tristeza habló, y se mostró de acuerdo con todo lo

que había dicho la Alegría; porque la Tristeza conocía la

 magia de la hora y su belleza.

Y habló con elocuencia de los campos y las colinas en

mayo.

Y la Alegría y la Tristeza hablaron largamente, y

estuvieron de acuerdo con todas las cosas que hablan.

Entonces, por el otro lado del lago, acertaron a pasar los

cazadores. Y al mirar a través del agua, uno de ellos

dijo:

– Me pregunto quiénes serán esas dos personas.

-¿Dos, dijiste? – preguntó el otro-. Yo sólo veo a una.

-Pero hay dos- insistió obstinado el primero.

Y  dijo el segundo:

– No hay más que una, que yo vea. Y el reflejo en el

agua sólo es uno.

– No, hay dos – repitió el primer cazador-, y el reflejo

en el agua inmóvil es de dos personas.

Pero el segundo volvió a insistir:

-Yo sólo veo una.

Y el primero:

-Pero yo veo dos, tan claramente.

Y hasta el día de hoy, uno de los cazadores dice que el

otro ve doble, en tanto que el otro dice:

– Mi amigo está un poco ciego.-

G.GIBRAN

A veces transitan unidas el camino, se diferencian por

colores, por destellos, por armonías. Pienso que lo

importante es lograr que en nuestro interior reine por

siempre una de ellas… la que posee cascabeles… más la

otra, con sus grises es su sombra cada día. Forman parte de

la vida, son cúmulo de sabiduría…

Mari Carmen


LUCIANA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

LUCIANA

Pequeña inquieta.

Ensaya alegrías

es bella promesa

sutil y coqueta.

Se ofende, se alegra

cambiante armonía,

y ya, sin porqué

una lagrimita asoma

a su verde mirada

y empaña su risa.

No sabe, no dice

que es lo siente,

es un torbellino

en casta rompiente.

Es niña mujer,

mujer que adolece,

y huele a frescura

diáfana, elocuente.

Mi niña, es esencia

de agua cristalina,

mi niña florece…

todo es nuevo,

todo es blanco.

Le pido a la Vida

que nada perturbe

su dulce ternura,

y de colores vista

un  manso sendero…

 

Mari Carmen

 

 

 

 

 

 

 

 

 


A LA ORILLA… *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA

 A LA ORILLA...

 

 

 

 

 

Navego por la orilla de las olas.

Borra mis huellas al verme pasar

la espuma del mar, en suave caricia.

Paseo en puntillas al filo de tu alma,

me abrazo el rocío, y, el viento del sur

acerca tu nombre, tu nombre de luz.

Un sol refulgente exhala destellos

son rayos etéreos, que suelo acariciar,

la vida me dicta, es breve el paseo

no debo perderme a orillas del mar.

Me cubre mi alma, y la noche aguarda.

Aferro a la luna un tanto distante,

y, me hundo descalza en mí soledad

y, le arrulla el oleaje, en su divagar.

Una noche serena me embriaga,

me dejo embriagar,  y, si  mi visión elevo

al azul infinito, allí anida una estrella

que es dueña, de traslucida perla

que supo, en mis ojos brillar.

Desnuda en suave andadura…

mi hondura es tan colosal…

que en las olas fundirme quisiera.

 

Mari Carmen  

 

 

01 sep. 08