Simplemente, vuelo del alma…

Archivo para enero, 2008

PREMURA – LEJANÍAS SIN DISTANCIA –

870139_82b04f940a_m.jpg 

La primavera me tiñe un arco iris primoroso.

Así me dejo llevar de la mano de un pintor,

me adorna de color, para que no extrañe al amor

que se alejó sin rubor en invierno doloroso.

La brisa cómplice es, acaricia mis sentidos,

pinceledas de carmín y de azules venturosos

y se alejan mis enojos con el cambio de estación…

y se nublan mis ojos…toma candor la emoción.

Primavera engañadora, dura poco tu estadía,

con las flores exultantes adornarme los sentidos

de las aves cantarinas impregnarme en sus sonidos

en la luz de un nuevo día…gozar soles de armonía.

 

Quedan pocas primaveras en mi tímido almanaque.

Visteme con tu ropaje…

Que el ensueño me despierte el alma…

Dando giros de embeleso…

En silencioso rezo…

Hallo paz y ansiada calma…

 

 

María del Carmen Menéndez García

 

Anuncios

DESTELLOS – LEJANÍAS SIN DISTANCIA-

1582876153_9bc7a02fd9.jpg

Arráncame destellos de cordura

es hora de permisos admisibles

y gozar sutiles atisbos de locura

que tornen mis actos comprensibles.

Despójame del terco melodrama

pues siento mis días agobiantes

opacan el sol de mis mañanas

y alteran las estrellas petulantes.

Despójame de miedos contenidos

permíteme vibrar con lo vivido

que rocen mis sentidos sus tañidos

resabios de un pasado no querido.

No es tiempo de carreras alocadas…

no es tiempo de anhelos sin respuesta…

Es tiempo…de abrir una compuerta

elevarse al cielo en sutiles alboradas.

El tiempo…me despoja…ya, es tiempo…

08 de septiembre de 2007

 

María del Carmen Menéndez García


DULCE SOSIEGO – LEJANÍAS SIN DISTANCIA-

capilla1.jpg 

Dulce sosiego, inmensidad del templo,

quietud, silencio, una luz azul ilumina el

momento del encuentro.

Frialdad, más allá del sortilegio.

Busqué en tu morada reparo para mi dolor

 intenso,

paz y frío en el templo…

para un alma en desconcierto.

El cáliz fuente de vida…un gozo interior

intenso, tu cuerpo consagración…mis manos

te recibieron y no creí merecerlo.

Fuiste mi derrotero de emociones contenidas,

convertidas en anhelo, y tú casa es la mía…y

en mi alma está tu Cuerpo.

Serenidad me elevo.

06-05-2007

María del Carmen Menéndez García


TE OFREZCO… LEJANÍAS SIN DISTANCIA – Marcarmi’s Weblog

400_1187488942_el-adios.jpg 

Te ofrezco, un afectuoso abrazo.
Rodearte unos segundos con mis brazos
y luego conservar el hueco amado
que el mismo ha formado en mi regazo.
Te ofrezco, una sonrisa entrañable
que alegre, tu semblante entristecido
y luego conservar tan bella imagen
grabarte en mi retina, sin olvido.
Te ofrezco, poco tengo, más te dejo
mi propuesta de posar, un beso en tu frente
y poder recordarte enternamente;
por haber besado el cielo, Dios esté presente.
Te ofrezco permitas que me vea…en tú mirada
y si me encuentro en ella reflejada,
partiré emocionada, atesorando
tú ternura…la paz en ella hallada.
Te ofrezco, la torpeza de mi intento
querer expresarme con atuendo,
en forma de versos, sutil poesía
quisiera merecerte, disculpa mi osadía.
Te ofrezco, convertir, si yo pudiera
en realidad tus sueños, tus quimeras
hacerte sonreír con mis tonteras.
Si yo pudiera…
María del Carmen Menéndez García

CORAZÓN DE NIÑO LEJANÍAS SIN DISTANCIA

teddy.jpg 

A la orillita del río

la luna se contemplaba

yo miraba sorprendido

a la orillita del río

y la luna…no me miraba;

apenado me alejaba

de la orillita del río…

Al mirar hacia lo alto

allí estaba…

mi lunita enamorada,

que sólo se reflejaba

a juguetear con el río.

Al percibir mi tristeza

la luna me hizo un guiño

demostrando su cariño,

a mi corazón de niño.

Al volver a disfrutar

de la magia del lugar,

volveré a corretear

a la orillita del río,

y me quiero reflejar

con mi luna iluminada,

en las aguas de mi río,

y con ella poder soñar…

María del Carmen Menéndez García


UNA PIZCA DE HIRONÍA – LEJANÍAS SIN DISTANCIA –

novia.jpg

Me dices que me amas y me engañas.

Ingenua soy que aún confío

señor, de las patrañas

me envuelves y me dañas ,

con tu sutil palabrerío.

Me altera tu jactancia,

es hora de acallar tanto descaro,

caricias sin sentido, besos sin latido

fingiendo el desparpajo de tu abrazo.

¡Aléjate!…te pido.

Así podré seguir por mi camino

sin tropezar contigo, escollo, ¡qué destino!

es un rollo…tropiezo y me caigo.

Me aferro a tu embrujo.. . que maldigo…

lo digo y me desdigo, lo sabes seductor

no tienes corazón, sí, un músculo vacío

que late por desidia, lo hace resentido,

es tal tú desvarío que no notas mi dolor.

No niego ha sido un romance… muy movido.

¡No me irrites…cielo mío!

 María del Carmen Menéndez García