Simplemente, vuelo del alma…

Vida

Melodía de un recuerdo *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

melodía de un recuerdo

Las hojas entonan su melodía.

Se filtra de sus ramas

por la ventana del silencio,

las escolta el viento,

y abrasa el calor entre sus manos,

manos de un viento agobiado

de cruzar océanos

en un laberinto sin puerto.

Dicen que estás lejos,

junto al chasquido de las olas

al galopar los recuerdos,

dicen que no eres tu

quién se acopla a su vértice

y, te conviertes en apacible

amanecer entre mis sueños.

Hasta dicen, que es locura

oírte en la voz del tiempo,

cuando susurra en el alma

sus horas de dulce ensueño.

Que no habla el tiempo,

dicen, es que no ven sus huellas,

o, es que no quieren verlo

en manantial de palabras

que se escurre entre los dedos.

El viento extiende sus brazos

que me envuelven desde lejos

entrelazando suspiros,

acortando minuteros.

Las hojas siguen danzando

y, un amor se mece por dentro.

© María del Carmen Menéndez García


intitulo *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

intitulo

Cuando se avecine

el viaje impuesto,

uno de estos días,

llevaré lo puesto

en mi vestidura

y, en el alma todo…

cargará un tesoro

amado y eterno.

Iré hacia el jardín

un tanto distraída

recogiendo aromas

en rosas florecidas,

y de una blanca,

muy blanca, muy pura,

quitaré sus pétalos

así me acompañen

en la travesía.

Llegaré a destino,

uno de estos días,

cumplido el camino

llevando el amor,

ya que amor, es vida,

y la dicha, el encanto,

hasta el tierno llanto

que por amar vibro

y, ese dolor

que causo una herida.

Y seguramente

Dios, de su mano

guiará los pasos

que lentos me acerquen

hasta el hospedaje

de su cielo azul.

Dicen, los que saben,

que luego una estrella

llevará mi nombre,

y será quien ilumine

tus sueños de luz

en incesante…, ternura;

si algo no cambia

es esa esencia,

allí, en las alturas.

Será…, cuando se avecine

uno de estos días…

© María del Carmen Menéndez García


ver sin ver *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

ver sin ver

Uno de estos días
sin que tu lo notes,
voy a naufragar
en tu mirada,
y sé, voy a hundirme
en locos braceos
a azules confines.

Uno de estos días,
surcaran mis manos
el contorno exacto
de tu corazón,
y un suave latido
será tu respuesta
a mi necio dolor.

Uno de estos días,
voy a ser tu sombra,
y seré quien te nombre
entre los silencios,
y quite los espinos
cuando tu camines
a orillas de la desazón.

Uno de estos días,
cuando tu, lo notes,
voy a ser pasado,
un nunca, sin después,
y serás tú, en tu vida,
una dulce herida
fruto del amor…,
que no has sabido ver

©María del Carmen Menéndez García


Gotas de lluvia en su mirar *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

Gotas de lluvia en el mirar.

 

Y allí está, en su fuente,

la misma de ayer,

del hoy, quizá por siempre.

A veces se asoma

en su soledad,

y dice, es la lluvia

que invita, a ser confundida

por una perla en sus pupilas.

Irrumpe los silencios,

se muestra tímidamente,

sutil, o insolente.

Deja su huella en su humedad,

y al sol le ruega, de suave brillo

en tornasol, y que no note,

que no la vean, rodar serena,

en esa réplica del sinsabor.

Es una lágrima en carrusel,

es de alegría,

es por dolor, poco se sabe

de los recodos del corazón…

el sensiblero que le acompaña,

que la sostiene, aunque le pese,

la suave carga que le acaricia.

                                  Y allí está, en su humildad…

María del Carmen Menéndez García

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


(A UN SOÑADOR) *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

(A un soñador) 

Dejo aquel amor a la orilla,

en una playa desierta del corazón,

a resguardo  de ariscos vendavales.

Era el amor muy cuidado

a prueba de los olvidos,                         

y un día naufragando

hacia esa orilla…

quiso rescatarle  de las olas,

y lo hacían en su espuma

hasta hundirle en la espesura

de mareas sin sosiego.

Lo sintió un amor ajeno,

y su corazón moría

en tan amarga verdad,

y ronda la soledad,

y en las arterias, necias,

es inefable caudal.

Sentía ser amo del amor,

cuando remaba en su reino,

y es soñador eterno

en busca del amor aquel,

maravillado vergel,

que descuidó en su momento.

Hoy galopa a la deriva,

y sueña anclar en su buen puerto,

ya más sensato por dentro…

con el corazón templado

amuralla sentimientos

a prueba del desamor,

y así quedar para siempre

            en los brazos…, de aquel amor…

 

María del Carmen Menéndez García

 

 

 


NOSTALGICA………..MENTE *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***


 

 

NOSTALGICA…       MENTE

 

Mis escritos denotan tristeza,

desesperanza, dices,

y no encuentro la formula                                                                                                  

para pintar de colores

los grises, quizá, por mi franqueza.

Quién posee la magia                                                                                                          

de fingir, o acaso sea la indolencia.

Es esta manía de ser auténtica

que acerca insolente

las letanías en mi torpeza.

Quizá, al alba anhele

borrar de un suspiro

este absurdo  latido                                                                           

y, veas en mis letras, la utopía,

un desierto plagado de armonía,

y aceptes el absurdo,

vorágine de palabras,

expresando inciertas,

por el mero hecho, de anclar

              en tu pecho, y no ser cansancio…

 

María del Carmen Menéndez García

 

 

 

 


SENTIRES *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

 

SENTIRES

Siento lazos invisibles, son blancos,
blancura que se asoma tras el gris
cuando el dolor destiñe cauto
en sueño de añiles… girando.
Siento hilos de seda…rozando,
y a veces mis sentidos bucean
el suave sendero… surcando
el límite exacto del alma…en abrazo.
Y así va la vida, viviendo en sus vueltas
de emociones, sentimientos sueltos,
sustento que alimenta espacios.
Y a veces siento, que lo tengo todo,
nada, desdigo, repito, sí, todo lo tengo,
y tenaces lágrimas dicen
que es fugaz ensueño.

©María del Carmen Menéndez García

2005


TORBELLINO DE UN CORAZÓN *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

TORBELLINO DE UN CORAZÓN

Eres alocado torbellino de olas en rompiente.

Te alejas de la orilla indolente…

y te devuelve la creciente prontamente

a tu arcilla de sueños cotidianos.

Dibujas en la arena invisibles

arabescos infundados.

Ilusiones que te tienen ya perplejo,

en tosca marejada te han deshecho

los castillos que tu mente ha forjado.

Eres dulce, ingenuo, señor de imposibles

no sabes acatar las realidades

idealista el alma…, rebosas de ansiedades

en pródigo mundo, trivial y desconfiado.

Y pretendes remar contra la corriente,

desnudo el corazón… no tiene caso…

por sus aguas navegas cauteloso

sobre oleaje de mar embravecido.

Timonel sin puerto, sin destino…

por noble… las olas te han herido

María del Carmen Menéndez García

04/01/2008

 

 

 

 


DÍA DEL AMIGO: EN ELLA, A LA AMISTAD *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA***

“DÍA DEL AMIGO: EN ELLA, A LA  AMISTAD”

Es sabiduría, ternura, tesón, vive e irradia fe, es cántaro, suelo semilla, fruto cosecha. Es la mano que se extiende sin medir distancias, la palabra justa, es silencio y canto. A veces es lágrima, otras risas, torrente, dónde el beber alimenta al alma. Es abrazo, es tiempo, es rezo, regazo, y cuando es necesario es también suave regaño.

El sol es su aliado, y dejan a su paso calidez que abraza. También es palabra, e las maravillas de su creación, al leer en puntillas la música de un Universo que eleva.

Es mujer, madre, esposa, amiga hermana del corazón, es temperamento, rectitud, ductilidad, mesura, paciencia, brisa y torbellino. Escatima tiempo, lo valora, lo acompaña, lo disfruta y se apresura para darle alcance y concluir tareas, es su amigo el tiempo, mi tirano amigo. Canta, entona alguna melodía y los ángeles se asoman a compartir su luz, destellos que unen.

Está aquí en cada espacio que me acompaña, en la distancia, que no es tal, es sólo un vuelo que el alma emprende cada alborada. Se parece tanto a ELLA, AMOR Y FE, su emblema.

Interminables etc. etc. etc. Por todo esto, simplemente me siento bendecida por Dios, por el tesoro de su amistad, gracias, querida amiga Emma!

María del Carmen Menéndez García

• 20 de julio de un 2011, en Buenos Aires.


Sentimiento rebelde *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Sentimiento rebelde

Quisiera amordazarle, acorralarlo,
hundirle en un mutismo implacable.
Sus alas susurran al destino
no cesa en intentos agobiantes.
Aguarda anhelante los minutos
se deja llevar por su impaciencia
no entiende, que todo exceso, aburre,
no entiende que confundan su entrega
con toques posesivos o avaricia…
al acaparar sonidos melodiosos,
dulce esbozo de un concierto en lejanía.

Es más fuerte el sentimiento
que los cánones impuestos en cordura.
respetar los tiempos…extraña paradoja,
si es el tiempo, impávido carcelero.
Quisiera, es un deseo, no es posible,
y luego entre luces y grises sombras
el eco de su alma, en su interior,
será diáfano susurro en la nada.
Más en los segundos que deslíen calmos
ansiedad por la fuente que atesora
las nieves de la aurora en su regazo
son su luz.

María del Carmen Menéndez García


MANOJO DE SOL *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

MANOJO DE SOL

Voy a estar allí, dónde tú estés.

En el exilio, remanso de las horas

bajo el sol templando los segundos,

en las páginas, las letras, el murmullo

del viento acariciando tu ventana,

en la quietud reverente del encuentro

acariciando perlas de interno sentimiento

en la casa de Dios, al atardecer…

Voy a estar allí, donde tú estés,

y no has de notar mi presencia,

seré quién en silencio acompañe

tu tiempo, quién se tome de tu brazo

para descender la cuesta

hacia el arrullo del mar y ser sal

en una lágrima perdida en la arena.

No seré agobio, ni una sombra,

voy a estar, en este intenso apego

que te nombra, y parta hacia tu luz.

 

María del Carmen Menéndez García

  

 

 

 


GOLONDRINAS *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***


GOLONDRINAS

En la hora exacta, así, día tras día…

En hojas pintadas por suave apatía

llenaba vacío en distancias…

trepada a una nube hecha de nostalgia,

volaba, volaba…afirmada a su esperanza,

y colocaba alas a un parco viajero

que no despegaba sus sueños del suelo,

mirando a lo alto, y a la hora exacta…

 

Surcaba su mundo en ruta de sueños,

plateado, gigante, corazón de acero…

era mensajero de sus sentimientos

era quién fijaba abrazos al viento.

 

Entornó su mirada arrobada

y contempló en embeleso,

la imagen que ofrecía el cielo,

su anhelo, mágica bandada

impulsando el vuelo, y de sus pupilas,

una perla tibia humedeció su mejilla,

lágrima perdida en irrealidades.

 

Era su manía, su sentir, su vida…

era su milagro vestido de azul,

ver las golondrinas en alas del alma,

llevarle extasiada…, a la hora exacta…

 

María del Carmen Menéndez García


DULCE ENCANTO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

Dulce encanto

Dices lo imposible de este amor.
Acaso es posible vivir sin aire
sin agua que apague la sed
sin luz en el alma divisar el sol,
respirar y ahogarse, llorar sin lágrimas,
sin reguero de sangre
en frías arterias despertar al alba.

Me dices lo imposible de este amor,
y perdura en el tiempo
más allá de la nada, es silencio, es grito,
es herida, es nostalgia, es fulgor.
Tiene notas de melodías blancas
es marejada, calma, presente, olvido,
lo parió el tiempo, magistral maestro,
lo bendijo el cielo, y lo apaña el destino.

Y repites, no es posible,
vaya ironía, acaso creer en el amor,
es ya, una mueca hueca y vacía.
Pequeño gigante, traspaso confines
y aun así, insistes que es…, amor imposible

© María del Carmen Menéndez García

Pintor: Fabían Pérez


al amor *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

al amor

Te dirán los silencios, te quiero,
las palabras aladas, te quiero.
Te dirá el viento, te quiero,
mis manos cántaro seco
te dirán, te quiero, y saciarán su sed.

El frío invierno acurrucará mi ensueño
a orilla de traslucido regazo,
y partirán te quiero en helada brisa,
desleída el alma a tu calor cercano.

Y cuando estalle la primavera
y puedan parir la flores,
el aire en su perfume de ti,
impregnará de savia a mi sangre.

No importan ya cuantos, ni como,
ni el modo, ni el grito, ni el llanto,
nada importa, si uno, tan sólo, uno…
halló amparo en tú corazón…
¡Te quiero!, te dirán mis felices lágrimas…

Lágrimas huérfanas de amor,
si me ternura es la nada,
en tus brazos…

© María del Carmen Menéndez García


DÍA DE LA MUJER *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

Día de la Mujer

Es Mujer con mayúscula, dueña de los talentos, sabiduría.
Cuando ella sonríe estalla el universo, y en su tristeza,
enmudecen las estrellas.
Cuando ella mira, ternura pura son sus pupilas, acarician,
ella se refleja en ELLA y la humildad se funde en una sola.
A su paso, esparce aromas de armonía,
y en su siembra germina el amor.
Es mujer, esposa, madre, abuela, es amiga.
Cuando lágrimas asoman, y ruedan por sus mejillas,
Dios las recoge, perlas de agua bendita en manos del Creador.
Y sus manos, sus manos, fuente clara que alimenta el corazón.
No es un día, lo son todos en la vida,
es mi amiga y no es una utopía.
Es mujer, es poesía, cada día es mi luz…

Maricarmen


Soledad *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Afirmó en su mente realidad y utopías.

Creía, ver en sus manos estrellas que reían.

Alterando el orden de lo coherente,

coherencia que hace tiempo ya, no concebía.

Creía, ver en sus manos rosas,

enlazando perfumes de azucenas,

impregnado de  tristezas.

Su espacio habitual, una nube,

quizá por simbiosis de grises

inalterables al tiempo.

Jardín de otoños perfilados por inviernos.

Al contemplar el presente

delirio de un futuro, que agoniza,

sabía lo limitado del hilo que sostiene.

Más, aun, ciegamente creía,

ver en sus manos estrellas que reían…

© María del Carmen Menéndez García

  marzo de 2011

 


ESPERA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

ESPERA

 

Las horas pasan lentas,

la noche de lánguida mirada

a la espera del amancer

promete un sol eterno.

En la serena playa

se mece solitaria barca

sin timonel, sin remos.

Es fría, punzante la noche

sin sus sueños,

el temor es confidente,

la causa es el desvelo

de saberse anclada

sin rumbo, la nada.

Las horas pasan lentas,

lastima el silencio,

incertidumbre, miedo.

La FE se agiganta

en mística oración.

Soberano remedio.

María del Carmen Menéndez García


MAREJADA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

    Marejada

    La barca se mece vacía,
    arrecife de sensaciones
    gravitan en su interior.

    Los remos dos brazos,
    sin fuerzas que avanzan
    hacia orillas ilusionadas.

    La barca se mece en un todo
    de aguas profundas y claras,
    y encalla en los recuerdos.

    Rompe la barca cadenas
    y el ancla desliza en la arena
    mixturas latentes y plenas.

    La lágrima rueda a la espera
    de torpe e inútil ceguera,
    que priva a la barca pleamares.

    A modo de remos dos alas,
    se eleva del mar, hacia un cielo…
    y logra su anhelo…, utopía ya no ser…

    María del Carmen Menéndez García


Cristalina y solitaria *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

Cristalina y solitaria

Es solo una lágrima,
pasa desapercibida.
¿A quién le importa una lágrima?
que del cause se desvía aterida,
improvisando alegría.

Solo es un despojo
del manantial de la vida.
Se avergüenza de si misma
por no brotar exultante
de su gris melancolía.

¿A quién le importa una lágrima?
quizá a la lluvia, a la brisa,
que mimetizan desdichas
ofreciendo semejanza
en las perlas que agonizan,
sobre flores perfumadas
en un gesto de armonía.

No soportaría la burla,
y se desliza pequeñita
en medio de una esperanza,
de llegar al amparo de tú orilla,
y tus manos sean su guía…

María del Carmen Menéndez García


AUTÉNTICO AMOR *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

 

AUTÉNTICO AMOR

Mansamente el amor repliega su ternura,
se sume bajo un manto inapelable.
No comprenden ni los cielos, ni los mares,
que exista un amor así, sublimado.

De falso, le declaran, y entristece…
mas se sabe gigante, un tanto divagante
entre soles, estrellas que unidas a su alma,
bien se expanden…y llegan a espacio entrañable.

Es un amor de tiempo, nacido para darse
llevando en sus alas su franqueza,
y esa ansiedad de quién despega
a sabiendas, que a tientas vuela
con sus brazos danzando en el aire,
a la espera de la fuente del destino.

De falso, es acusado y, en silencio solloza
con lágrimas que ruedan en las horas,
auténtico amor, que su amparo añora.
Sabio, constante, expresa cuánto vale
entre imágenes que cincela el corazón…
Emana en cada instante, es llamarada.

María del Carmen Menéndez García

Para un amor auténtico, de pureza inigualable.


rocío de la fuente del te quiero ***LEJANÍAS SIN DISTANCIA***

rocío de la fuente del te quiero
Dejas ensueños en mi ventana,
ventana abierta, a veces desierta…
Dejas una caricia en vana desidia,
me aferro a ella, y suave melodía
acercan las notas de férreo encanto.
Y si te hablo de mi tristeza
no es tal cosa, son esas perlas
con que el destino nos marca el llanto.
Más nunca olvides, que existen penas
de regocijo al ver que alejan de su morada,
dejando huellas desconsoladas
con plena magia de haber sentido,
de haber crecido, con su presencia.
Luego, tu sabes, todo es preclaro,
existe un rumbo maravillado,
y soy tan humana, y tan imperfecta,
que nunca logro entender la ciencia
que implica el método de la coherencia.
Y mi ventana esa al te quiero,
iluminada en alboradas
te deja cifras indescifrables,
palabras sueltas, ruedan a su aire
lo dicen todo, no dicen nada,
sólo se dejan… como tú dejas
rocío al alma por las hendijas
de mi nostalgia.

María del Carmen Menéndez García


tirita mi alma *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

tirita mi alma

Mira sus alas a espalda de su alma.
Contempla mariposas heridas
quebradas en su rumbo,
las mismas que aleteaban erguidas
aguardando ese instante supremo
en que el destino emprende el camino.
Miró sus pupilas vencidas,
brillo de alboradas ausentes,
y nuevas huellas en su rostro,
es implacable el tiempo
cuando lo avasalla la tristeza.
No pudo negar una insaciable
sensación de vacío,
el mismo, quizá, que siente la playa
cuando la bajamar la despoja
del murmullo del océano.
Con hondo suspiro de luces, de años,
tornó a mirar sus sueños transparentes,
y pudo por esa constante
de dibujar delirios
divisar su anhelo cumplido.
Y dicen que una estrella errante,
sin alas, reparte ternuras despabilando al amor,
a sabiendas de la perennidad

                                       de los milagros

María del Carmen Menéndez García


SUEÑOS AL ALBA *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

SUEÑOS AL ALBA

En una esquina del alma,
una maleta aburrida
espera efímero paso.
En su interior solo lleva
una rosa acicalada,
en cofre muy bien guardada,
más poco saben los vuelos
aquello de no despegar,
de deshacer equipaje
y dejarse ir sin consuelo.
En una esquina del alma
reposan las sinfonías
de pertinaz osadía,
querer abrazar el cielo.
Con solo mirar muy alto,
dejarse ir por las ramas
insistir sin asidero…
se pueden lograr, te quiero
en una esquina del alma
arribando a desconsuelo.
Que poco puede, se dice…
si errante nunca abarca
los destellos de confianza
en sus dulces sentimientos,
y el ancla se mantiene hincada
en blanca playa solitaria.
Por eso, una madrugada
cuando dormiten los sueños,
acabarán los destellos,
y entornando sus pupilas
partirá a su destino,
y en lágrima atesorada,
callada en su melancolía
una maleta tardía
abrazará una esperanza.
Y ha de quedar vacía
aquella esquina…del alma.

María del Carmen Menéndez García


GOTAS DE TIEMPO *** LEJANÍAS SIN DISTANCIA ***

GOTAS DE TIEMPO

 

Se pregunta al ver la lluvia

que cae embriaga de lunas,

despojo de lágrimas

en gotas inertes y claras,

¿ si dañan a la rosa cuidada?

que aguarda anhelante

la luz del mañana.

Si marchitará la rosa

pregunta en silencio

en la tenue ventana,

y ruedan las brisas

en traslucida espera,

inpregnan los pétalos

en la luz de afuera,

y quizá la rosa

se sienta olvidada.

Se pregunta…, ya nada,

no tiene caso,

ya florece el alba,

y sobre espinas cansadas,

descansa una rosa

y una lluvia calma

le acaricia el alma.

María del Carmen Menéndez García

 

 

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.